A pesar de que normalmente los novios prefieren celebrar la boda durante los meses del buen tiempo, a veces se nos presentan bodas durante el invierno o el otoño, por lo que tenemos que renovar si o si los modelitos que tenemos para adaptarlos a los meses de frío.

 

Vestidos para una boda en otoño-invierno:

Para las bodas que se realizan durante la temporada de otoño-invierno, lo más aconsejable es recurrir a vestidos largos. Si que es cierto que siempre y cuando la boda se celebre durante el día, se puede recurrir a la opción de un vestido corto, aunque es mucho más recomendable uno largo que además te abrigará más y lo agradecerás.
Como la mayoría de vestidos de fiesta son sin mangas o en mangas cortas, necesitarás abrigarte o morirás de frío. Te recomiendo dos opciones: o un buen abrigo largo que combine con tu vestido y que por supuesto sea elegante; o una chaqueta corta estilo torera. Si escoges la segunda opción, esta temporada se han estilado mucho las de pelo, porque además de ser elegantes y sofisticadas son muy calentitas.
Otro detalle muy importante que debes cuidar son los colores. Durante los meses de frío se estilan tonos más sobrios, oscuros, fríos, como puede ser el clásico negro, el rojo, el granate, el verde botella, azul marino, o gris, entre otros. Los tonos pastel déjalos para la primavera-verano.
En cuanto a los complementos, bolsos siempre de mano y zapatos de tacón mucho mejor que botas o botines, sobre todo si luces vestido largo. No hay mucha diferencia en los complementos para el invierno o el verano, más que nada en los colores y las tendencias que pueden variar, pero los diseños son similares.

You may also like

Leave a Comment